Este verano los mando al extranjero

Una guía para padres que quieren elegir un campo de verano en los Estados Unidos, Canadá o el Reino Unido

Esto me vino a la mente hace unos 10 años: porque no utilizar el clásico  viaje al extranjero para permitir a los niños vivir una experiencia autóctona mediante la inscripción en una summer school pero en un país distinto al de residencia. En definitiva, me marche un idea en la cabeza que luego se convirtió en posibilidad: también los padres de los niños de otros países tienen el mismo problema, cómo ocupar o entretener a los niños cuando la escuela se ha acabado pero sus padres todavía trabajan.

Así empezó la proliferación de los summer camp en los Estados Unidos,  y sucesivamente en Canadá, y descubrí que allí existía un mundo  mucho más complejo y articulado que el nuestro.

¿Por qué?

La oferta norteamericana, ya sea de centros de verano no residenciales o ya sea de campus de verano residenciales, es inmensa, absolutamente incomparable, por cantidad y variedad, a la nuestra.

Yo tengo una hipótesis: también en esto los americanos y los canadienses han llegado antes que nosotros, por el simple hecho de que, probablemente, exista siempre una correlación entre la cantidad y la calidad de las ofertas veraniegas para niños y el porcentaje de mujeres activas en el mundo del trabajo. Y, como es por todos sabido, la incorporación de la mujer al mercado laboral se produjo antes en América del norte que en Europa.